Ubicación

LO QUE SIGNIFICABA EL 28 DE AGOSTO PARA EL YURIRENSE

Hace algunos años atrás, el día 28 de agosto era un día grande para la población de Yuriria, un día en el cual había festividades desde el contexto católico como fuera de este. Desde las 5:00 de la mañana se escuchaba el repique de campanas desde la parroquia, anunciando las celebraciones eucarísticas y la llegada del arzobispo desde la ciudad de Morelia (en aquella época estaba Estanislao, ahora está Alberto).
 
Desde muy temprano se podía escuchar y ver las bandas de música, los “cuetes” y grupos de danza. Se hacía la quema de un castillo aproximadamente a las 10:00 de la noche y la mayoría de la gente estrenaba atuendo y calzado, e inclusive había un baile tradicional popular, sin embargo todo eso ha quedado solo en recuerdos.
 
Ahora todo se volvió un poco gris y hasta  cierto punto se nota apatía por parte de los actores que intervienen en dicha festividad.
 
Nunca fue un festejo de las dimensiones de la fiesta de enero, sin embargo lo pequeño no le quitaba el grado de importancia, muchos esperaban con ansia dicho día, ya sea por los juegos mecánicos, por pasear con atuendo nuevo, por festejar el día de su santo con una buena comida y un buen vinito, o por las confirmaciones y primeras comuniones.
 
Posiblemente la pérdida de importancia de este día, se debe a la evolución misma del yurirense promedio, el cual cambió de intereses y su formación y educación es otra, es la explicación que podría encontrar para dicho fenómeno.
 
Bueno, felicito a los Agustines y Agustinas por su día, ojalá que se la pasen dignamente y en compañía de sus seres queridos.